Ávila

Publicado el , por Vitalis en la categoría
2007-2008.

AMENAZAS SOBRE EL ÁVILA DEBEN SER ATENDIDAS

  • Fuertes presiones de invasión por los lados de Lídice, La Matica, Los Frailes, Cayapa y Canaima
  • Deforestaciones en el sector la Siria de Guatire siguen creciendo
  • Urge concretar el Plan de Sitio de Galipán
  • Ciudad Socialista se encuentra fuera de los predios del Parque Nacional
  • Zonas protectoras sirven de amortiguamiento a áreas protegidas más estrictas, disminuyendo el efecto de borde que produce el crecimiento incontrolado de urbes
  • Semáforo de Parques Nacionales permitirá conocer su situación general

Pese a los esfuerzos promovidos por las autoridades de INPARQUES para mantener y conservar el Parque Nacional El Ávila, diversas amenazas al área protegida están peligrando su integridad.

La información fue aportada por el Biólogo Diego Díaz Martín, Presidente de VITALIS, y Director del Proyecto Ávila de la Universidad Metropolitana.

En opinión de Díaz, “existen fuertes presiones de invasión por los lados de Lídice, La Matica, Los Frailes, Cayapa y Canaima, así como deforestaciones en el sector la Siria de Guatire”. A esto se suma la urgente necesidad de concretar el Plan de Sitio de Galipán que “ayudaría a contar con un mejor ordenamiento base del plan de manejo, que respete los usos tradicionales y las poblaciones autóctonas, pero que al mismo tiempo atienda y mitigue los posibles impactos de un crecimiento incontrolado”.

Díaz reconoce los esfuerzos impulsados desde la Presidencia de INPARQUES y la Coordinación General del Parque, con el apoyo del Escuadrón Montado de la Guardia Nacional. “Hemos visto con mucho entusiasmo cómo se ha promovido la capacitación del personal, se han impulsado diversos diálogos participativos como el del Sector Oritapo en la Vertiente Norte y se ha continuado la dotación del equipamiento necesario, además de las diversas jornadas de reforestación que han permitido plantar en el Ávila miles de árboles autóctonos en poco tiempo”, indicó.

Sin embargo, el líder de VITALIS considera no estar seguro “que las Alcaldías y las Gobernaciones estén comprendiendo cabalmente la importancia del Parque Nacional y los bienes y servicios que aporta a las comunidades”, por lo que urge un trabajo coordinado y mancomunado para detener las invasiones ilegales y las deforestaciones a la brevedad.

Ciudad Socialista

Al ser consultado sobre el proyecto expuesto recientemente por el Ministro Carrizales, de Vivienda y Hábitat, Díaz informó que “ciertamente el proyecto está fuera de los linderos del Parque Nacional”, sin embargo instó a las autoridades a divulgar el estudio de impacto ambiental y las medidas de mitigación de posibles impactos, “a los fines de evitar cualquier riesgo sobre el Parque Nacional dada su cercanía”.

El presidente de VITALIS aclaró que “si bien una zona protectora no es tan restrictiva como un Parque Nacional, las mismas son creadas para la protección de las aguas, del suelo o que actúen como reguladores del clima o de los procesos ecológicos esenciales de los ecosistemas”. En muchos casos, estas son decretadas para que “sirven de amortiguamiento a áreas protegidas más estrictas, disminuyendo el efecto de borde que produce el crecimiento incontrolado de urbes, como es el caso de Caracas”.

Por su parte, la Biol. Zoyla Martinez, Directora de Desarrollo Comunitario de VITALIS, considera que “es necesario una ocupación ordenada compatible con los usos de la zona protectora, pues la situación actual, sin los servicios básicos necesarios, puede ser más perjudicial que un nuevo proyecto”.

Si bien a los técnicos de VITALIS no les preocupa las dimensiones del proyecto, siempre y cuando sea ambientalmente concebida y controlada, y cuente con una Evaluación de Impacto Ambiental que formule las medidas para mitigar su impacto, la existencia de una falla geológica si compromete su entusiasmo.

VITALIS recuerda que la falla Tacagua-El Ávila, que cubre una extensión de 100 kilómetros, entra por la Cota Mil sigue a la altura del primer túnel Boquerón (autopista Caracas-La Guaira), en las proximidades de la ciudad propuesta, atravesando la quebrada de Tacagua (carretera vieja) que se une en Tacoa con la falla de San Sebastián.

Semáforo de Parques Nacionales

VITALIS ya se encuentra concluyendo su estudio sobre la situación de los Parques Nacionales, que permitirá estimar aquellas áreas protegidas que se encuentran en verde, amarillo o rojo, utilizando el símil del semáforo conservacionista. La selección de esta herramienta, obedece a la fácil relación que puede realizar la ciudadanía a los tres colores, donde el rojo normalmente esta relacionado en un semáforo con lo restrictivo o prohibido y lo verde con lo bueno o permitido.

En opinión de la Biól. Esmeralda Mujica, especialista de VITALIS “Las declaratorias de parques nacionales no son un simple capricho de ambientalistas, ni de sus organizaciones. Estas áreas resguardan recursos que no sólo son para la recreación y disfrute de la gente”.

Mujica afirma que “el servicio que estas áreas protegidas brindan va más allá del invalorable paisaje, está en los bosques que ellos resguardan, pues son verdaderos productores de agua y abastecen de éste vital líquido a nuestras principales ciudades del país”.

La conservación de la Biodiversidad es un asunto de suma importancia para todos los países, en especial aquellos en vías de desarrollo, donde el futuro dependerá del estado, conservación y conocimiento sobre sus recursos naturales. Gran parte de tales esfuerzos se centra en los Parques Nacionales, de allí que su efectiva conservación debe ser, por lo tanto, un objetivo prioritario de los gobiernos y un compromiso compartido de todos los miembros de la sociedad. . De su conservación y manejo adecuado depende, en gran parte los recursos que deleguemos a las futuras generaciones.

Los comentarios están deshabilitados.