COP17 DURBAN

Publicado el , por Vitalis en la categoría
2011-2012, Actualidad Ambiental.

  • Visiones polarizadas califican la COP17 como un éxito o un fracaso.
  • Se extienden los compromisos del Protocolo de Kioto hasta el 2015.
  • En mayo de 2012, los países industrializados deberán exponer sus metas de reducción de emisiones.
  • El Fondo Verde para el Cambio Climático aún no tiene fondos.
  • VITALIS califica el resultado como surrealista y decepcionante.

Dependiendo de la óptica con que se miren los resultados de Durban, la COP17 pudiera ser catalogada como un éxito o un fracaso en su misión para combatir el cambio climático global.

Maite Nkoana-Mashabane, Canciller Sudafricano y Presidente de la COP17, forma parte del bando optimista, al calificar el encuentro como “un paso adelante para el bien común y la ciudadanía global”, opinión que es compartida por la Costarricense Christiana Figueres, jefa de la Convención de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, y Dilma Rousseff, Presidenta del Brasil, quienes calificaron los resultados de la conferencia como “satisfactorios”.

En Durban, la plenaria de 194 gobiernos reconoció la importancia de adoptar un acuerdo universal vinculante sobre el cambio climático antes que finalice el 2015, para lo cual se creó un Grupo de Funcionamiento Ad hoc y se instó a las partes a precisar las limitaciones en sus emisiones con los objetivos de reducción, los cuales deberían ser sometidos a revisión en mayo de 2012.

Para organizaciones no gubernamentales como Friends of the Earth International (FEI) y Oxfam Internacional, tales resultados no son suficientes y lucen desalentadores. Sarah-Jayne Clifton de FEI asegura que “los gobiernos han decepcionado a la gente una vez más y los planes para expandir el comercio de carbono destructivo sigue avanzando”. Por su parte, Celine Charveriat de Oxfam, señala que “este pacto no está a la altura de lo que se esperaba, pues deja lagunas que lo debilitan, además que no fue firmado por miembros claves”, señalando a “Estados Unidos, Canadá, Japón y Australia por su falta de disposición en todo el proceso de negociación”.

Los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), en especial Venezuela, Bolivia y Nicaragua, también manifestaron su descontento, al plantear sus preocupaciones sobre el nuevo acuerdo, señalando que estaba demasiado a favor de los países ricos.

Para la ONG VITALIS, la COP17 fue surrealista y decepcionante. Diego Díaz-Martín, Presidente de esta ONG venezolana y Jefe de Estudios Ambientales de la Universidad Metropolitana, considera que las COPs post Kioto se han transformado en una “corrida permanente de la alfombra, tratando de ocultar la falta de limpieza de un proceso que es controlado por las potencias más contaminantes”. Para VITALIS, la existencia de un Fondo Verde “sin fondos” es el mayor ejemplo del surrealismo que acompaña estas deliberaciones, “decepcionante por la falta de metas concretas, el poco seguimiento a los compromisos de las partes (tanto de de países desarrollados y en desarrollo), los muy limitados avances en la puesta en marcha de las medidas de adaptación, y los pocos incentivos existentes para quienes cumplen con los acuerdos”.

Los preparativos para Rio+20 comienzan a generar angustias en los negociadores, quienes reconocen que a Brasilia 2012 debe llegarse con logros concretos que honren el compromiso surgido hace 20 años con la Convención Marco de Cambio Climático. Sin embargo, ambientalistas como Díaz Martín lucen pocos optimistas si grandes potencias como Estados Unidos no asumen su compromiso y sinceran su actuación con la sustentabilidad, pues más allá de la crisis económica global, resulta impostergable la adopción de modelos de producción más limpia que incorporen en sus planes la significativa reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, así como el fomento de valores, conocimientos y conductas cónsonas con el desarrollo sostenible y el aseguramiento de la vida en el planeta

Los comentarios están deshabilitados.