agua

El agua es necesaria para la vida de los seres humanos, los animales, las plantas y el resto de los seres vivos. Sólo para citar un ejemplo, un ser humano pudiera sobrevivir

Alrededor de 70% de nuestro cuerpo está constituido por agua; ella está presente en la sangre, la saliva, el interior de nuestras células, en cada uno de nuestros órganos, nuestros tejidos e incluso, en los huesos.solo de 2 a 10 días sin el vital líquido, dependiendo de la temperatura y el grado de humedad de su ambiente.

Además de agua para beber, los seres humanos utilizamos este vital líquido en casi todas nuestras acciones: para preparar alimentos, lavar, aseo personal, riego de cultivos, cría de animales, fabricación de productos, producción de energía, transporte, recreación y turismo, entre otros.

El agua es un líquido incoloro, insípido e inodoro, es decir, no tiene color, sabor, ni olor cuando se encuentra en su mayor grado de pureza. Está compuesta por dos partes de hidrógeno y una de oxígeno.

El agua en la naturaleza se encuentra en tres estados sólido, líquido y gaseoso.

  • Estado sólido: Se presenta como nieve, hielo o granizo. Forma los nevados y glaciares de la cordillera andina y otras altas montañas del mundo.
  • Estado liquido: Se encuentra formando los océanos, mares, lagos, lagunas, ríos, quebradas y en forma de lluvia.
  • Estado gaseoso: Se encuentra en la atmósfera como vapor de agua, en proporciones variables formando las nubes, la niebla y la bruma.

Es importante tener en cuenta que las aguas naturales, sean de río, pozo subterráneo, manantiales, o cualquier otra fuente, deben ser evaluadas y tratadas para el consumo humano, pues usualmente contienen sustancias disueltas como sales y gases, y otras partículas, además que pueden arrastrar otras sustancias en suspensión.

Disponibilidad del agua en la Tierra

La disponibilidad de agua en el planeta Tierra se estima en 1.300 trillones de litros: 97,2%, en los mares y océanos y 2,8% en forma de agua dulce disponible para los seres humanos y el resto de los seres vivos. Los lagos almacenan 0,009 % del vital líquido, mientras que la cifra desciende en los

 mares interiores a un 0,008%. La humedad del suelo acumula el 0,005% la atmósfera el 0,001% y los ríos tan sólo 0,0001% del total. Esta cantidad ha estado circulando siempre por la Tierra, originando y conservando la vida en ella. Disponemos actualmente de la misma cantidad de la que disfrutaban los dinosaurios hace 65 millones de años.

Principales problemas relacionados con el agua

Entre los principales problemas del agua figuran su limitada disponibilidad para los seres humanos y el resto de los seres vivos, además de su contaminación.

De acuerdo con cifras de las Naciones Unidas, 88% de las enfermedades existentes en los países en desarrollo, tienen una relación directa con aguas contaminadaspales problemas del agua figuran su limitada disponibilidad para los seres humanos y el resto de los seres vivos, además de su contaminación.

Entre las principales causas del deterioro del agua, destaca el muy limitado tratamiento que se hace a las aguas domésticas servidas (o ya utilidadas por las personas), las aguas industriales (producto de las actividades del sector), las aguas agrícolas (que suelen tener fertilizantes, pesticidas y sedimentos), los residuos sólidos (basura) que son lanzados en los cuerpos de agua, la minería y los hidrocarburos (principalmente petróleo).

En el contexto mundial, 1.100 millones de personas carecen de acceso a agua potable y 2.600 millones no cuentan con los servicios de saneamiento básico. En particular, los contaminantes metálicos (metales pesados) y la contaminación microbiótica (fundamentalmente por coliformes fecales), constituyen dos importantes preocupaciones a nivel mundial, por los riesgos directos que tienen sobre la salud humana. Otro problema que preocupa a muchos países, en particular a Venezuela, es el despilfarro, pues estimaciones de VITALIS establecen que alrededor del 30% del agua que consumimos es despilfarrada en la ducha, los lavavamos y otras labores domésticas, sin mencionar el mal uso que pudiera hacerse en el sector agrícola, industrial, petrolero y turistico.. La tasa de muerte anual excede los 6 millones de personas, de las cuales 1,5 millones son niños.

La escasez de agua también tiene efectos severos en la producción de electricidad, el transporte, la producción agrícola y forestal, y el desarrollo de actividades recreativas y turísticas.

Necesidades de conservación

América Latina, y Venezuela en particular, poseen abundantes recursos hídricos, que deben ser manejados de manera responsable, a fin de garantizar su conservación a perpetuidad. Sólo nuestro país es considerado el décimo tercer país en el mundo en mayor abundancia de agua dulce.

Al aire libre, por medio del apropiado manejo de las cuencas hidrográficas, con usos, actividades y programas apropiados, que no comprometan la producción del agua..De manera general, podríamos resumir las necesidades de conservación del agua en cinco puntos o aspectos fundamentales::

  1. En las zonas agrícolas y ganaderas, mediante la adopción de prácticas que conlleven el uso racional del recurso en los cultivos, logrando la mayor eficiencia posible.
  2. En el sector productivo, mediante medidas de ahorro y la optimización del uso, la reutilización y el reciclaje.
  3. En el hogar, los colegios y los trabajos, donde pueden adoptarse sencillas medidas para promover un uso racional del recurso.

Un aspecto fundamental en la conservación del recurso es la sensibilización, la información y la formación de todos los usuarios y usuarias para garantizar un apropiado uso. En ello la educación ambiental y la participación ciudadana juegan un papel fundamental.

Usos del agua

Por su directa vinculación con la vida, el agua posee muchos usos. Seguidamente resumimos los más importantes, en orden de mayor a menor relevancia:

  • Agricultura y Ganadería: Para el riego de los campos productivos, la alimentación de los animales, la limpieza de instalaciones y el consumo de los trabajadores.
  • Doméstico: Para cubrir las necesidades humanas como la hidratación, la alimentación, la limpieza de nuestras casas, en el lavado de ropa, la higiene y el aseo personal y el riego de nuestras plantas, entre otras. Ver diagrama más abajo.
  • Sevicios públicos / comunitarios: En la limpieza de las calles de ciudades y pueblos, en las fuentes públicas y ornamentales, riego de parques y jardines, baños públicos y otros usos de interés comunitario.
  • Industrial: En las fábricas e industrias, en el proceso de fabricación de productos, en los talleres, en la construcción, y tantos otros.
  • Energía: Por medio de represas y centrales hidroeléctricas, se produce la energía que requiere un país, como es el caso de Venezuela, donde alrededor del 70% de su energía es producida gracias a la hidroelectricidad.
  • Comunicaciones: Muchos pueblos en Venezuela se comunican gracias a ríos, lagos o el mar. Asimismo, en los océanos, utilzamos grandes embarcaciones para transportar cargas muy pesadas, difíciles de trasladar en otros medios de transporte.
  • Deporte, Ocio, Recreación y Turismo: En los ríos, el mar, los embalses, las piscinas, las playas y lagos, es usual practicar deportes como vela, submarinismo, windsurf, natación, esquí acuático, waterpolo, piragüismo, ráfting, esquí, natación y patinaje. Adicionalmente, existen parques acuáticos, arroyos, cascadas y ríos de gran belleza, que son atractivos por excelencia para la ciudadanía.

¿De dónde viene el agua?

Para que llegue a su casa, el agua hace un largo recorrido. Antes que nada, es almacenada en una represa. De allí, se envía a la planta de potabilización, donde se somete a los procesos de cloración (eliminando algas y bacterias), aireación (para eliminar malos sabores y olores), sedimentación, filtración (para eliminar el lodo) y una segunda cloración . Luego, poderosas bombas eléctricas hacen circular el agua a través de un complejo sistema de tuberías. Se necesita mucha energía y dinero para bombear agua potable las 24 horas del día. Finalmente, el agua que consume en su casa, desemboca en una red de cloacas, y de esta manera, el ciclo recomienza una y otra vez.

Sólo 1% de las reservas mundiales de agua está en África, América, Asia, Europa y Oceanía. A primera vista, el agua presente en los continentes parece abundante, pero en realidad, no lo es. Las reservas de agua de la Tierra se distribuyen así: Océanos y mares (97%), Casquetes polares y glaciares (2%), Aguas subterráneas (0,75%), y Ríos y lagos (0,25%).

Ciclo del agua

El ciclo del agua se inicia con la evaporación del agua de la Biosfera: 97.2 % procede de los mares u océanos, 2 % del hielo evaporado en los casquetes polares y el resto (menos del 1 %) procede de los ecosistemas terrestres, como ríos, lagos, lagunas, embalses y los suelos. Plantas y animales también expulsan agua durante la respiración.

Una vez en la atmósfera, por disminución de la temperatura, el agua se condensa formando nubes, proceso conocido como condensación. Cuando el grado de condensación es muy elevado, se precipita hacia la tierra en forma de lluvia, lo que se conoce como precipitación.

Si la condensación se produce cerca del suelo, se origina el rocío, pequeñas gotas brillantes que se depositan sobre la tierra y las plantas, particularmente en las mañanas. Otras veces se pasa directamente del vapor de agua a nieve o granizo. La nieve se forma cuando se hiela el vapor de agua atmosférico y se precipita; el granizo está constituido por gotas de agua que se congelan en el aire y caen sobre el mar o la tierra.

La mayor parte de las lluvias (precipitaciones) se producen sobre el mar, cerrando el ciclo. Sin embargo, una porción menor de agua se precipita sobre la tierra de manera que el ciclo se hace más complejo, produciendo la escorrentía, que forma torrentes, quebradas o ríos que van a parar a otros cuerpos de agua y finalmente al mar.

Otra parte del agua que cae por las lluvias forma lagos o permea en el interior de la tierra empapando el suelo o formando aguas subterráneas. Este proceso se conoce como infiltración. Muchas de estas aguas subterráneas forman ríos bajo tierra que también van a parar al mar; otras quedan almacenadas en forma de reservas subterráneas, llamadas acuíferos, que van alimentando fuentes o ríos o surgen en lugares más bajos en forma de lagos o lagunas.