Logo Premio Ecoeficiencia VITALIS

La ecoeficiencia es una cultura administrativa que guía a todos los sectores de la sociedad a asumir su responsabilidad con la sustentabilidad y motiva para que las actividades productivas sean más competitivas, adaptando y readecuando los sistemas productivos existentes a las necesidades del mercado y del ambiente, impulsando niveles más altos de desarrollo económico, social y ambiental.

La visión central de la ecoeficiencia se puede resumir en “producir más con menos”, utilizando menos recursos naturales (agua y energía) en el proceso productivo, reduciendo la generación de residuos y desechos, y atenuando la contaminación. La meta final de la ecoeficiencia es la elaboración de bienes y la prestación de servicios, a precios competitivos, que satisfagan las necesidades humanas y eleven la calidad de vida de la población.

La ecoeficiencia también promueve un ecodiseño integral de tecnología para reducir la intensidad de uso de materiales y energía durante la producción, además de impulsar la reutilización de insumos a través de procesos de reconversión tecnológica y de reciclaje, aumentando la funcionalidad de los productos y su durabilidad.

La ecoeficiencia constituye el medio más adecuado para que las empresas puedan medir su desempeño ambiental y productivo.

La ecoeficiencia debe ser vista como una oportunidad para hacer mejores negocios, abrir nuevos nichos de mercado y cumplir la responsabilidad empresarial hacia el ambiente. Para un empresario convencional, el éxito radica actualmente en la mayor cantidad posible de ventas; para un empresario comprometido con el desarrollo sustentable, el éxito radica en la mayor extensión posible de servicio otorgado, con el menor impacto ambiental posible. Para un organismo público, la ecoeficiencia es una oportunidad para moldear comportamientos ciudadanos responsables, a través de una gestión ambiental eficiente.

Beneficios de la Ecoeficiencia

Una organización que implemente un programa efectivo de ecoeficiencia podrá obtener los siguientes beneficios:

  • Minimizará costos de producción,
  • Utilizará de manera más responsable los recursos naturales,
  • Reducirá la emisión de contaminantes,
  • Será competitivo e innovador en la producción,
  • Obtendrá ingresos adicionales con el reciclaje y reuso de desechos,
  • Gozará de prestigio entre distribuidores y consumidores,
  • Reducirá el nivel de rotación de personal y mantendrá un ambiente laboral sano y estable,
  • Tendrá acceso a nuevas oportunidades de mercado y cumplirá con estándares internacionales,
  • Mejorará sus relaciones públicas y
  • Obtendrá la aprobación de su comunidad y evitará ser multado.

¿Cómo ser ecoeficiente?

ahorro_agua

Existen dos elementos principales para la aplicación de programas de ecoeficiencia:

1) La adopción de un cambio en la cultura empresarial

2) El establecimiento de técnicas adecuadas para promover dichos cambios.

La adopción de una visión empresarial de ecoeficiencia por parte de los empleados medios y los gerentes del más alto nivel, debe estar basada en la promoción e internalización del concepto de ecoeficiencia, política organizacional que sería proyectada a sus clientes y proveedores.

Por su parte, el establecimiento de las técnicas adecuadas comprendería decisiones orientadas a considerar el ciclo de vida de sus productos, implementando las modificaciones que fueran necesarias, identificando los riesgos y oportunidades para la empresa y documentando las acciones que permitan la ecoeficiencia en toda la gama de procesos, productos y servicios de la organización.

Herramientas Administrativas

Existen varias herramientas administrativas que son útiles para identificar y seleccionar áreas de oportunidad en las empresas y cuya aplicación debe ser promovida como parte de la cultura ecoeficiente:

· La adopción de un enfoque de ciclo de vida para los productos.

· La certificación de estándares regionales, nacionales e internacionales para procesos de producción que consideren el impacto ambiental, como son el EMAS en Europa o ISO 14001 en todo el mundo.

· La implementación de sistemas de gestión ambiental

· El desarrollo de auditorías ambientales en una base periódica.

· El uso de métodos de contabilidad empresarial que reflejen los costos ambientales ocultos y detecten ahorros potenciales.

· La publicación de reportes ambientales

· El uso de sistemas de retroalimentación para gerentes por parte de trabajadores, clientes, proveedores y público en general.

Visión y alcance de la Ecoeficiencia dentro de la organización

La alta gerencia debe estar dispuesta a adoptar un sistema de gestión ambiental en la empresa, y a promover la cooperación interinstitucional para encontrar una dirección conjunta al esfuerzo ecoeficiente.

Los departamentos de investigación y desarrollo en las áreas de procesos de producción deben enfocarse en la búsqueda o adopción de tecnologías que permitan reducir el impacto ambiental de los procesos y aumentar el valor agregado del producto.

El departamento de diseño, sobre todo el área relacionada con el desempeño y estética de productos, debe considerar la racionalización y óptimo uso de materias primas y energía para la producción, uso y confinamiento de bienes y servicios, extendiendo la durabilidad de los mismos. Además, para ciertos productos, las compañías ecoeficientes deberán ser capaces de diseñarlos, elaborarlos, venderlos y recuperarlos para su futura reutilización, reciclaje o confinamiento.

El departamento de compras debe evaluar el desempeño ambiental de sus proveedores a la hora de efectuar cualquier adquisición de materias primas.

El departamento de mercadotecnia e imagen corporativa debe hacer énfasis en el valor añadido de los productos amigables para el ambiente, rediseñando los empaques, envases y etiquetas. Del mismo modo, debe promover (si no lo hay) la creación de un departamento de servicio post-venta para que la responsabilidad de la empresa con el producto no termine al momento en que el cliente lo adquiere.

El departamento de recursos humanos debe considerar la cultura de ecoeficiencia de la empresa durante la selección y capacitación del personal, desarrollar un programa de mantenimiento y desarrollo de su gente en la filosofía ecoeficiente e implementar un programa de salud y seguridad industrial congruente con las necesidades de la empresa.

Algunas Técnicas Ecoeficientes

Sin pretender ser exhaustivos, existen algunas técnicas específicas de ecoeficiencia que se pueden implementar en las empresas:

Cambios en la materia prima

Rediseño de productos y cambio de especificaciones para promover el uso de materiales reciclados, que no sean tóxicos, que estén libres de solventes y que no contaminen.

Cambios de tecnología

Sustitución de procesos químicos por mecánicos; uso de equipos que consuman menos energía; instalación de computadoras para el control de procesos; reemplazo de equipos obsoletos e ineficientes.

Cambios de proceso

Disminución del número de procesos u operaciones; sustitución por procesos limpios; instalación de sistemas de conservación de energía, controladores de proceso, sensores y medidores; aplicación de controles estadísticos de calidad.

Orden y limpieza

Control de inventarios y almacenamiento ordenado; mantenimiento de instalaciones; sustitución de materiales de limpieza con unos más amigables para el ambiente; medición de consumos y desechos; tratamiento de efluentes; control de derrames.

Mantenimiento de equipos

Establecimiento de un programa de inspecciones; mantenimiento preventivo y predictivo del equipo; calibración del equipo.

Reutilización y reciclaje

Decantación de sólidos; recuperación de solventes; reciclaje de agua, papel, envases, plásticos, metales, lodos y desechos; recuperación de averías; recuperación de materias primas por medio de condensación, absorción y filtración; recuperación de calor.

Ecoeficiencia: comportamiento empresarial responsable

Una nueva tendencia organizacional basada en el comportamiento empresarial responsable ha venido surgiendo de los pasillos y salas directivas de muchas empresas, convencidas de la imperativa necesidad de impulsar nuevos comportamientos y actitudes basados en su responsabilidad social frente al uso y abuso de los recursos naturales y el ambiente.

El objetivo principal de esta nueva filosofía empresarial llamada ecoeficiencia, es lograr una ventaja competitiva sostenida a través de una mayor productividad de los materiales y la energía, con el menor impacto ambiental posible, al tiempo que se promueve el desarrollo integral de los recursos humanos de la empresa, y se afecta positivamente su entorno familiar y comunitario.

Muchas son las ventajas competitivas de una empresa ecoeficiente frente a una “ecológicamente ineficiente”. Por ejemplo, las organizaciones ecoeficientes buscan mejorar su desempeño ambiental, no sólo disminuyendo la generación de residuos, sino agilizando sus procesos de producción, elevando los niveles de calidad de sus productos, interactuando positiva y favorablemente en los entornos productivos, promoviendo mecanismos novedosos de competencia, siempre incorporando a su personal en aquellos esfuerzos donde el principal motor de su actuación está basado en su propio convencimiento.

Muchos son los países que han venido adoptando principios y códigos de actuación ecoeficiente en sus empresas, que relacionan en forma directa la rentabilidad de un negocio (produciendo más con menos), con la disminución del consumo de energía y de diversos recursos naturales como el agua.

No se trata únicamente de ahorrar papel, reciclar lo más posible o mantener las áreas verdes de una industria, tal y como algunas empresas han tratado de justificar su carácter conservacionista. El secreto de la ecoeficiencia descansa en lograr sistemas de producción en los cuales los estándares de actuación ambiental se correspondan con la menor incidencia negativa sobre el entorno, con un alto rendimiento de sus capacidades y una considerable rentabilidad.

A diferencia de lo que pudiera pensarse, las empresas no necesitan hacer a un lado sus actuales prácticas y procesos de producción para convertirse en empresas ecoeficientes; por el contrario, sólo es necesario readecuar y adaptar los sistemas productivos existentes a las necesidades del mercado y del ambiente, y de esa forma consolidar niveles más altos de desarrollo económico y social. La implementación de un programa efectivo de ecoeficiencia tiene como resultado la consecución conjunta de una excelencia empresarial y una excelencia ambiental, en pro del mejoramiento de la calidad de vida.

Además de los logros económicos y ambientales, una empresa ecoeficiente puede gozar de mayor prestigio entre clientes, socios y proveedores, además de incidir en la disminución del índice de rotación de personal, mejorar el ambiente de trabajo, será más competitivo en los mercados internacionales y obtendrá una mayor y mejor visibilidad frente a su comunidad.

El bienestar humano depende en igual medida del compromiso de los gobiernos, las empresas y la ciudadanía en general, en el cual la conservación ambiental y el desarrollo sostenible se traducen en una responsabilidad indelegable de la presente generación.

Con salvadas y escasas excepciones, el empresariado venezolano aún no ha adoptado las prácticas ecoeficientes como pilar de su actuación social responsable.

La ecoeficiencia es una excelente oportunidad para pasar de los discursos verdes a los hechos.

Red de Producción Limpia de los Países del Convenio Andrés Bello

La Red CAB de Producción Limpia de América Latina y el Caribe, fue creada en agosto de 2003 en Lima (Perú) y sus principales objetivos son:

Consolidar las capacidades humanas e institucionales para la incorporación de tecnologías de Producción Limpia en las pequeñas empresas de los países CAB.

  • Incrementar el acceso a entrenamiento y capacitación en materia de Producción Limpia para los países del CAB.
  • Estimular y consolidar la investigación en materia de producción mas Limpia en la región.
  • Estimular la cooperación e integración regional en el campo de la Producción Limpia.

Estructura:
Organización abierta en la que los miembros se unen a la red en cualquier momento: instituciones de capacitación, investigación, asesoría y gremios de pequeños empresarios que promueven la productividad sostenible

Conformado por:

  • Comité de gestión
  • Coordinación técnica: ITACAB
  • Miembros

Entre sus miembros figuran

  • Microempresas
  • Gremios empresariales
  • Organismos no gubernamentales
  • Universidades
  • Ministerios de Producción y de Ambiente
  • Centros de Desarrollo Tecnológico
  • Centros de Producción Más Limpia
  • Redes nacionales de Producción Limpia

Entre sus principales estrategias destacan:

  • Proveer de un sistema de acceso fácil y abierto, que permita a los socios candidatos a unirse en cualquier momento.
  • Promover multidisciplinariedad, motivando a las instituciones a un trabajo multidisciplinario.
  • Promover la diversidad de los miembros sin afectar la identidad y la cohesión.
  • Implementar un Sistema de Información de PL.
  • Promover el establecimiento de Sistemas Locales de PL.

En Venezuela, la Red CAB se propone:

  • Conformación y ampliación del comité local
  • Inventario de legislación nacional
  • Fichas institucionales de organizaciones participantes
  • Diagnóstico de oferta y demanda de investigación
  • Caracterización de entes nacionales relacionados con la PML
  • Estrategia de difusión de la Red
  • Reunión con entes nacionales interesados en PL
  • Reactivación de la Subcomisión de Tecnologías Limpias de la Comisión Nacional de Normas Técnicas del MINAMB

Si desea implantar un programa de ecoeficiencia en su organización o empresa: Contáctenos