hand-792920_640

 

  • Una buena ducha y no un largo baño, puede ahorrar hasta 7.500 litros al año. Prefiera una ducha breve de 5 minutos, cerrando el chorro del agua mientras se enjabona. Durante este tiempo consumirá alrededor de 50-70 litros, en vez de los 130-150 litros que se consumen en una tina o bañera.
  • Revise periódicamente sus grifos y evite pérdidas de agua. Una gota permanente y persistente cada segundo desperdicia 12.500 litros al año.
  • Asegúrese que su casa u oficina no tienen fugas de agua. Cierre todas las llaves y verifique el movimiento de su medidor. Si no hay fugas, la medida debería mantenerse sin cambios.
  • No deje la llave del lavamanos abierta mientras se afeita o cepilla los dientes. Evite el despilfarro de 3 a 10 litros de agua potable.
  • No lave los alimentos dejando correr el agua con el chorro abierto. Utilice un recipiente para ello y estará ahorrando al menos 7.000 litros al año, suficiente para regar un sembradío de hortalizas por varios meses.
  • Coloque en el tanque de agua del inodoro, taza o poceta, un ladrillo o una botella de refresco de 1.5 o 2 litros debidamente llena y cerrada. Esto permite que se almacene la cantidad que realmente se necesita en el tanque de la poceta y se logra la presión necesaria para limpiarla luego de su uso. Nunca arroje el papel al sanitario, pues demanda más agua.
  • Si posee un jardín no exagere en el riego. Existen medidores de humedad muy económicos que pueden orientarle en torno a la cantidad de agua que debe utilizar. Recuerde asimismo regar sus plantas a primeras horas de la mañana o al final del día, cuando se pierde menos agua del riego por evaporación.
  • Existen diversos mecanismos de sofisticadas tecnologías, que permiten disminuir el consumo de agua. Entre ellos encontramos las boquillas, atomizadores y aspersores que adecuan el gasto a lo necesario. Asimismo, existen grifos con controles mecánicos de tiempo o sensores de movimiento que se activan o desactivan con facilidad.
  • Utilice la carga completa en la lavadora, y así ahorrará agua, energía, detergente y suavizante.
  • Para su jardín, escoja plantas autóctonas o propias del área donde vive, pues consumen menos agua y dan mucho menos trabajo que las plantas exóticas, ya que están acostumbradas a las condiciones climáticas del lugar.
  • A la hora de lavar su casa, utilice dos recipientes, baldes o pipotes de alrededor de 10 litros c/u, uno para el agua jabonosa y desinfectante, y otra con agua para enjuagar el trapo del piso o coleto. Así ahorrará hasta 50 litros en la limpieza de su hogar.
  • No use la manguera para lavar el piso.