basura

La basura es todo material considerado como residuo o desecho y que se necesita eliminar. Es producto de las actividades humanas y no necesariamente debe ser producir malos olores, ser repugnante o indeseable, pues todo dependerá de su origen y composición.

Es importante diferenciar los residuos de los desechos. Los primeros pueden ser reutilizados o reciclados, en tanto que los segundos, requieren ser tratados y dispuestos de forma tal que no generen impactos ambientales indeseables.

Por eso se ha dicho que la “basura es un tesoro”, porque muchos de sus materiales pueden ser reutilizados o reciclados.

De acuerdo con su composición, y de manera general, la basura está conformada por materiales orgánicos, inorgánicos y peligrosos:

  • Orgánicos: de origen biológico, que alguna vez estuvo vivo o fue parte de un ser vivo, por ejemplo: hojas, ramas, cáscaras y residuos de la fabricación de alimentos en el hogar.
  • Inorgánico: de origen no biológico, industrial o de algún otro proceso no natural, por ejemplo: plástico, telas sintéticas, papel o vidrio.
  • Peligrosos: todo desecho, ya sea de origen biológico o no, que constituye un peligro potencial para la salud humana o el ambiente y por lo cual debe ser tratado de forma especial. Entre ellos encontramos el material médico quirúrgico, pilas y baterías, ácidos y sustancias químicas corrosivas, entre otros.

De acuerdo con su origen, la basura puede ser:

  • Domiciliaria: proveniente de los hogares y/o las comunidades.
  • Industrial: producto de la manufactura o proceso de transformación de la materia prima.
  • Hospitalaria: desechos que son catalogados por lo general como residuos peligrosos y pueden ser orgánicos e inorgánicos.
  • Comercial: provenientes de ferias, oficinas, tiendas o negocios de comida. Su composición puede ser orgánica o inorgánica, e incluye restos de frutas, verduras, cartones, papeles, cartones, y otros materiales de embalaje.
  • Urbanos: correspondiente a las poblaciones, como desechos de parques y jardines, mobiliario urbano inservible y escombros, entre otros.
  • Espacial: Objetos y fragmentos artificiales de origen humano que han sido abandonados en el espacio sideral.

La basura también se puede clasificar según el tiempo que tardan sus materiales en degradarse por la acción de los organismos descomponedores llamados bacterias y hongos. Así, los materiales se clasifican en biodegradables y no biodegradables.

  • Los biodegradables se descomponen en forma natural en un tiempo relativamente corto; por ejemplo, los desechos orgánicos como los alimentos.
  • Los no biodegradables no se descomponen fácilmente sino que tardan mucho tiempo en hacerlo. Por ejemplo: el vidrio tarda alrededor de 4.000 años, tal y como se señala seguidamente.

¿Qué puede hacer el ciudadano común para mejorar el problema de la basura?

  • Infórmese de los horarios de recolección de la basura en su calle o avenida. En caso de no cumplirse, comuníquese con la empresa recolectora y formalice su reclamo. Si no le hacen caso, denuncie su problema a los medios de comunicación.
  • Disponga la basura en bolsas herméticamente cerradas. Evite la proliferación de insectos, perros y roedores.
  • Disminuya la cantidad de basura que genera en casa.
  • Reutilice lo más posible los envases y demás recipientes en el hogar, el colegio o el trabajo.
  • Lleve su propia bolsa o carrito al mercado para traer sus compras.
  • Recicle, cuando sea posible. Diversas empresas compran vidrio, papel, cartón, plásticos y hasta radiografías médicas.
  • La basura sea manejada sólo por personas debidamente capacitadas y equipadas en el manejo de los residuos, pues en ella también puede encontrarse residuos peligrosos. Por ello, si ve una unidad d recolección cuyo personal no esté debidamente equipado, reportelo a la Alcaldía o a la empresa de aseo urbano. Ello debería incluir al menos con guantes, tapabocas, lentes y botas para prevenir cualquier problema de salud para sus trabajadores, lo cual pareciera no estarse cumpliendo en algunos municipios.